Cuántas veces hemos oído que se le dice a los niños “tal cosa es de bebés” si hacen algo que consideramos “malo”, o “lo has hecho como un mayor” cuando hacen algo de forma a nuestro parecer “correcta”. Pero, ¿realmente estamos ayudando con esa actitud? ¿O les estamos impidiendo comportarse como deberían? ¿Les estamos poniendo trabas?

Aquí os dejo otro fragmento de la obra “Monólogos de un bipolar” que casi seguro os hará reflexionar sobre el tema.

DE LA MANÍA DE QUE CREZCAN LOS NIÑOS.

¿Por qué la mayoría de las personas se empeña en hacer crecer a los niños antes de tiempo? Que si quitarles el pañal antes de tiempo, que si hacerles comer con cubiertos antes de tiempo… Tienes que hacer esto “porque ya eres muy mayor”, o tienes que hacer esto otro “porque es de chicos mayores”… ¿Y cuándo entonces los niños pueden ser niños? Nos pasamos la vida queriéndoles hacer más mayores de lo que son, y no les dejamos vivir su presente como lo que son: niños. Les enseñamos que los logros son obra de niños “mayores”, y le restamos importancia a las cosas propias de su edad. Y eso no está bien. Eso no es bueno. Eso no es sano. Los niños tienen que ser niños. Y cada cosa, cada logro, a su debido tiempo, no antes. No van a ser mejores o  más mayores porque les estimulemos a tratar de conseguir acciones impropias de su edad. O lo que es lo mismo: No por mucho madrugar amanece más temprano. Probablemente lo único que consigamos sea frustrarles. Por ejemplo, cuando le decimos a un niño “Fulanito, no llores, eso es de pequeños”… ¿somos conscientes de que a lo  mejor lo que necesita ese niño en ese momento es llorar? ¿Qué a lo mejor no sabe otra manera de expresar su frustración y su ira? ¿Qué a lo mejor es que le duele de verdad el golpe que se ha dado?

Muchas veces oímos a alguna orgullosa madre decir: “Pues a mi hijo ya le he empezado a quitar el pañal para dormir”. ”Ah, muy bien, ¿y cuántos años tiene tu hijo?” “Acaba de cumplir 13 meses”- Te contesta toda ufana… Y le preguntas “Y ¿cómo lo lleva?” “Bufff!! Me moja la cama todas las noches!!”… ¡¡Y qué quieres!! ¡¡Pues normal!! ¡¡Que tiene trece meses!!. Siiiiii, vaaale, seguro que hay niños que a esas edades sean capaces de controlar esfínteres, pero eso es la excepción. Lo normal, es que a esa edad no sean capaces. ¿Nos interesa más quitar el pañal a esa edad? ¿O nos interesa más que el niño duerma? Porque claro, si moja la cama seguro que se despierta porque está incómodo… O como los papás que despiertan a sus hijos (a posta) de madrugada para ponerles a hacer pis… Eso ya… Me parece de traca…

Una vez alguien se dirigió a mi hijo de dos años (apunten, dos años) en un tono bastante fuerte; mi hijo se asustó (lógico) y comenzó a llorar. En ese momento, el muy capullo dijo: “Pero, ¿vas a llorar? ¿vas a llorar? Eso es de pequeñujos” –  así, en un tono muy despectivo. Y no contento con eso, se acerca a mí, y va y me dice, con aires de suficiencia: “Este niño está muy consentido”. No, este niño no está consentido… Lo que ocurre es que tú eres un anormal, un soberbio y una mala persona con proyecciones de tus complejos… ¡Que tiene dos años, por Dios! ¡Y te has dirigido a él como si fueras un ogro! ¡Pues normal que el niño se asuste! Que aunque sean niños, también sienten y padecen a su nivel como los demás. No son juguetes.

¿Utilizan alguna vez el refuerzo positivo en la educación de sus hijos? Recuerden, el estereotipo que nos han inculcado es: si haces algo malo, castigo. Si haces algo bueno, es tu obligación. ¡QUE NO!. Las cosas buenas, al margen de que sean una obligación o no, deben ser reforzadas. Hay que premiar a los niños por el buen comportamiento, por sus logros, sus hazañas. Porque, señores, el refuerzo positivo es super importante, sobre todo en la educación de un niño, desde la más temprana edad. Entre otras cosas, porque lo hará un adulto íntegro y feliz. Siempre lo he dicho, y me critican mucho por ello pero a mí ya me da igual: educar a un niño es lo mismo que educar a un perro. Sí, sí, tal cual. Lo que pasa que los perros suelen ser más inteligentes y más nobles que la raza humana, pero nada más. A lo que iba, que digo esto porque creo que se debe educar con amor, comprensión y respeto, y utilizando siempre el refuerzo positivo.

Detesto los padres que tienen la sistemática de educar a sus hijos a base de gritos y azotes. Que todos los niños nos pueden sacar de quicio alguna vez, sí, de acuerdo. Pero ese no es el camino. Y si no, no haber sido padres. ¿Te aburres? Te compras un “tamagochi” y en paz. He tenido la oportunidad de observar padres que constantemente utilizan la agresividad verbal para dirigirse a sus hijos, e incluso el azote premeditado. ¿Que a qué llamo azote premeditado? A ese para el cual estos padres se “preparan”… Se sientan en una silla, se tumban al niño encima y comienzan la “sarta” de azotes… Esto lo he llegado yo a ver a plena luz del día en un parque… Sí, sí, como lo oyen (bueno, como lo leen).

Y luego resulta que cuando te relacionas con esos niños, empiezas a ver “cosas raras”, tales como, que son niños muy inquietos (tanto que te llegan a poner nervioso), que no saben llamar la atención más que con gritos o con mal comportamiento, que pegan a otros niños más de lo que habitualmente suelen pegar los niños en general, o que incluso te demandan a ti (que no eres ni su padre ni su madre) una atención desproporcionada.

Pues flaco favor les estamos haciendo a ellos mismos y a la sociedad…

Dejemos a los niños ser niños. No les hagamos mayores antes de tiempo. Permitámosles el llanto, la rabieta, el no saber hacer una cosa… Jugar, mancharse y comer con las manos… Caerse y volverse a levantar… Abrocharse ellos solos los botones aunque tarden diez minutos más que si se los abrochamos nosotros… Elegir una u otra zapatilla… Sentémonos a su lado cuando lloren y preguntémosles “¿qué te pasa?”. Dejémosles EQUIVOCARSE. Vivir el aquí y el ahora… Total, al fin y al cabo el ayer y el mañana no existen…

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.