Navidad, Navidad, agridulce Navidad

Aprovechando estas fechas, aquí os dejo otro fragmento de Monólogos de un bipolar para remover un poquito las almas…

NAVIDAD, NAVIDAD, AGRIDULCE NAVIDAD.

¿Cómo es posible que unas fechas tan entrañables (o al menos eso es lo que nos venden por la tele) puedan llegar a ser fuente de ansiedad y dolor? Porque se ha perdido la esencia, el origen, y sobre todo, la verdad. Algo que tendría que ser manantial constante de alegría, va y se convierte en una gota de limón en los ojos… Toda la felicidad y la magia que sentías cuando eras niño, de repente… desaparece… se esfuma… Y empieza a ser un follón organizarse para ver con qué familia o en qué casa se pasa tal o cual cena… Y empiezan las discusiones familiares, y los “tira y afloja”. Por si eso fuera poco, sin saber por qué razón en esos días te acuerdas con más intensidad de quien ya no está… De los buenos momentos que pasasteis juntos, de cuantísimo le echas de menos… Y ves su hueco en la mesa… Y por si no estuvieras ya bastante tocado, además también añoras con fuerzas a los que sí están… pero ya no vienen… Y te acuerdas de cómo os reuníais cuando niño y qué ilusión te hacía… Era tan especial… Y aunque empiezas a ser consciente de que hay ciertas cosas que ya no volverán te pongas como te pongas, no puedes quitártelo de la puñetera cabeza… Es como si tu cerebro tuviera vida propia, ajeno a tu voluntad, y lo controlase todo… tu mente, tus emociones…

Pero te quedan los niños, ¡sí!, los niños, aquellos por los que brota otra vez la ilusión en tu alma. Y te sientes feliz por un instante. Sin embargo, algo ronda sobre todo esto: ¿qué estamos haciendo con los niños? ¿Les estamos enseñando realmente qué son estas fiestas? ¿Qué implican? ¿Y valores? ¿Les estamos enseñando valores? Las incoherencias, ¡ah, las incoherencias!, potente arma de destrucción masiva; vamos a ver: ¿es que no les parece absurdo que gente que no crea en todo esto celebre la Navidad? Porque así estamos transmitiendo incoherencia. No estamos enseñando a ser coherentes y consecuentes, no, no, todo lo contrario. Y si eso es lo que sembramos, eso es lo que recogemos después en la sociedad. Prohíbo los belenes pero el 25 de diciembre sigue siendo festivo nacional… Pues no tiene sentido, mire usted. Al igual que no tiene sentido la guardia imperial de Darth Vader en una cabalgata de Reyes Magos. Ni Bob Esponja, ni Frozen. Ni reinas magas. Porque no, mire usted, las tradiciones NO evolucionan, por eso son tradiciones. Y en lugar de todo eso debería haber pastorcillos, zambombas, camellos… Y al que no le guste, que no mire.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s