Juegos de niños, retos de padres

Sobre cómo extrapolamos el aprendizaje de los niños a la competitividad entre los padres. Este tema es el que trata el siguiente fragmento de “Monólogos de un bipolar”. Para reflexionar o debatir a vuestro gusto.

padres_hijos

“Bien… No sé si todos ustedes lectores tienen hijos, pero si la respuesta es no, seguro que conocen a alguien cercano que los tenga, y para muestra un botón. Es bastante habitual en las edades más tempranas del ciclo escolar, la realización de festivales en los que los chavales se sienten partícipes de algo común (recordemos a Maslow y su pirámide de necesidades básicas), y además gozan de sus 15 minutos de fama siendo ésta un tipo de actividad super especial para ellos. Y obviamente, para ellos es extremadamente importante que su mamá o su papá, o mejor aún los dos (eso ya es la repanocha) estén ese día con ellos, les vistan (habitualmente van disfrazados), y como no, disfruten viendo cómo su mayor tesoro es el rey de la fiesta ese día. Pues bien… Aún me encuentro niños que en días como esos ni papá, ni mamá… Y la justificación siempre es la misma: “es que tengo trabajo”… Hombre, si sabes desde el inicio de curso cuándo va a ser el festival de tu hijo, pues déjate algún día libre para entonces, ¿no?. Porque, ¿somos realmente conscientes de lo que marcan esas cosas a los niños?… Si ya lo digo yo, que esto de la conciliación entre la vida familiar y laboral no existe, y que lo de las madres trabajadoras es una moto que nos han vendido. Porque al final trabajamos fuera de casa y dentro. Y más. Y nos perdemos cosas.

Volviendo al tema… Lo más apoteósico viene cuando en el cole mandan actividades para que los niños hagan en casa con los papás (y sí, digo “papás” para referirme al conjunto de papás y mamás, ¿vale?), que además suelen ser manualidades bastante divertidas. Y la clave del asunto está en “hacer CON los papás”… Es decir, el objetivo de esto es que los niños con sus padres hagan cosas JUNTOS, aunque no se consigan obras de arte (no es lo que se pretende), y sin embargo lo que ocurre es que estas actividades para hacer con los niños se convierten en auténticas competiciones de los padres, a ver quién hace el mejor muñeco de nieve, o la mejor estrella de goma eva, o el mejor mural de castillos… Y claro, ¿al final qué pasa?, que son los padres los que se enzarzan en un alarde de pretecnología… “bufff!… Mira qué bandera ha llevado fulanita… Pues nosotros la vamos a hacer más grande y mejor”… Y cosas así. Y al final, el niño no participa de su actividad, y se queda sin el hecho de haber pasado un buen rato realizando la actividad con sus papis… Y eso pasa factura…

Que luego nos quejamos de la sociedad, de que si los valores ya no son los mismos, que si cualquier tiempo pasado fue mejor… ¿Nos estamos dando cuenta de qué valores estamos transmitiendo nosotros a nuestros hijos? ¿De si fomentamos el apego? ¿El respeto? ¿La compasión? Ahí lo dejo…”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s