Me dueles

 

g6695K-cuchillo-sangre

Dueles. Como una hoja curva y fría haciéndote una trayectoria con un ángulo de noventa grados en las entrañas. Tal cual. Es la mejor expresión que lo define.

Y pasa el tiempo y no puedo olvidarlo. Dicen los expertos que cuando te sucede un hecho así, tardas unos dos años en sobreponerte. Pues el tiempo se ha hecho mayor y a mí me sigue doliendo igual. Me brotan las lágrimas de los ojos cuando hablo sobre ello.

Era mi pasión, mi alimento, mi dopaje, mi droga de la que nunca, nunca me desintoxicaré, jamás. Porque en aquel mundo, ser grande me hacía dar cada vez más.

Porque en aquel mundo, fui el mejor Ferrari.

Porque en aquel mundo, fui implacable.

Porque en aquel mundo, cambié lo que jamás se pensó que iba a cambiar.

Porque en aquel mundo, me enfrenté a monstruos y brujas malvadas y salí airosa.

Porque levanté aquel mundo desde sus cimientos y lo hice ser el mejor en su especie. ¿Prepotencia? No, REALIDAD.

Y me rompí de repente…

Y lo echo de menos. Lo echo de menos como nunca pensé que pudiera hacerlo tan intensamente. Y quiero volver a estar en aquel mundo, otra vez, en el mismo lugar. Pero ya nada es lo mismo. Aquel mundo ya no existe. Mi corazón me pide volver a él, y mi cabeza me pide olvidarlo. Y este binomio me tortura y me hace llorar y llorar, y sentir esa cosa afilada bajo el apéndice xifoides.

Está bien saber dónde uno quiere ir, pero sobre todo, tener claro dónde uno no quiere volver…

 

Anuncios

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s