La vi pasar

carretera curva

En un segundo. La vi pasar y vi pasar lo que quedaría después: Mi hijo sin su madre, mi madre sin su hija y mi marido sin su esposa. Alguien que no respetaba la velocidad ni la trazada de la curva. Cada vez más de frente a mí y sus faros casi confrontados a los míos. La vi pasar de repente por el cristal de la luna delantera. Toda mi vida. Sólo pude agarrar con fuerza el volante, ceñirme a la derecha al máximo y tensar todo mi cuerpo preparándolo para el impacto. No había más que hacer… La verdad que poco margen de maniobra se puede hacer en una carretera de un sólo carril para cada sentido y con zanjas en lugar de arcenes.

De pronto aquel coche azul pasó como una exhalación por mi izquierda, tan rápido, que casi pude sentir que nos rozamos. No sé lo que ocurrió, todo sucedió muy deprisa. Sólo sé que el impacto era inminente y que algo lo evitó.

Quizá fue Alejandra quien desvió la trayectoria del coche. Fue en el mismo punto donde murió atropellada… Quizá ella se ha quedado allí para evitar más muertes.

Otra vez esa maldita carretera…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s