Absolutamente de acuerdo con la entrada que realiza hoy en su blog Jon Ícaro, titulada “Mi segundo parto literario”, donde con mucho acierto conluye que hoy día publicar no es el objetivo del escritor sino que es el punto de partida de lo que será una carrera de fondo, costosa, en la que la única razón para tirar la toalla será haberse secado el sudor para seguir corriendo.

Publicar hoy día, publica cualquiera, bien con una u otra opción, con más o menos dificultad. Crear algo que merezca la pena ser leído (como dice Alejandro Quintana) requiere mucho esfuerzo y constancia. Pero alcanzar el éxito por tus propios medios eso ya es otra dimensión.

Yo me siento en la misma piel que Jon Ícaro con mi obra “El páramo”. Ahora, cuando por fin lo tengo en mis manos y parece que he terminado la misión, resulta que empieza el verdadero camino.

Así que Jon Ícaro, mucha suerte, que no decaiga, y felicidades tanto por tu obra como por haber sabido plasmar la realidad de algunos sueños.

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.