fantasy
pixabay.com

 

Nubarrones. Negros,

Como la noche oscura,

Van devorando el cielo

Y me llenan de locura.

Agua. Monstruosa,

Que arrasa campos

Ruda, majestuosa,

Formando brazos.

Brazos de lodo

Que no dejan crecer

Hierba, vida,

Ni nada florecer.

¿Qué pasó en tu interior?

¿Qué ha sido de ti?

Todo pasado fue mejor

Que éste presente baladí.

Es otoño en tu corazón

Y tu amor se marchita;

Como inerte verderón

Que nunca más levita.

Y aunque adoro el color

de las hojas caducas,

Y el especial olor

Del rocío y la lluvia,

Nada puedo hacer

Si tu otoño no deja

Que mi dulce querer

Abrir pueda tu reja.

Así que, mi amor, descansa,

Con tus hojas y tu lluvia,

Sobre una cama de agua,

Lodo, nubes y furia.

Que yo sé que no te gusta

El otoño con sus cosas,

Ni los lindos días de lluvia

Ni el crujir del manto de hojas.

Pero es otoño en tu interior,

Y cierras la reja tan fuerte,

Que no pasa ni el calor,

Ni tan siquiera la muerte.

Te invito a ver la belleza,

Del barro, del marrón,

Y a realizar la proeza

Y sanar tu corazón:

Ponle fin a ese ser

Que desde niño te atormenta

Pues no existe ningún monstruo

Que se esconda en la tormenta

Son tus recuerdos vividos

Que vuelven a lastimarte

Porque no están asumidos

Y quieren descolocarte.

Déjalos ir.

No hay ningún monstruo.

Déjalos ir.

Sólo el otoño.

 

Para participar en el Concurso de Poesía de Otoño, El Club de los Poetas Vivos. ZENDA.

#otoño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.