pixabay.com

Aquella primera vez

que se encontraron de lejos

apenas se sostenían

llenos de miedo y complejos,

pero el ímpetu era tal

que con ansiedad buscaban

reflejarse unos en otros

y cruzarse sus miradas.

Los vi caminar tranquilos

los vi acercarse despacio

hasta chocar con los míos

y tirar el muro abajo,

porque su mundo interior

más parecía una puerta

a una nueva dimensión

a una ventana abierta.

Como tú me miras,

me pierdo en un abismo

negro de colores,

alegría y optimismo.

Como tú me miras,

todo es diferente

las cenizas cobran vida

y no le temo a la muerte.

Esas dos pupilas negras

tan oscuras y brillantes

son la luz de mis tinieblas

de mis heridas sangrantes,

son el aire que respiro

mi alegría de vivir

si un día no las tuviera

preferiría morir.

Como tú me miras,

me pierdo en un abismo

negro de colores,

alegría y optimismo.

Como tú me miras,

todo es diferente

las cenizas cobran vida

y no le temo a la muerte.

Como tú me miras

nadie me ha mirado,

como tú me miras

me has enamorado.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.