puedo besarte

Aún olía a ti al día siguiente… Y eso me hacía rememorar las horas de la noche anterior. La conversación en el sofá, cerveza en mano, sobre cosas que ya habíamos charlado. Proyectos, trabajo… “Qué bien hueles”, pensaba yo, allí sentada sujetando la botella por el cuello y concentrando todos mis esfuerzos en no hacer lo que me pedía mi espíritu en ese momento: acercarme a ti, olerte y recostarme sobre tu cuerpo.

Mi “sonrisa seductora”, como tú la llamas, asomaba de vez en cuando esperando surtir efecto. Hasta que por fin, (más…)

castle-2194388_1920

 

No se lo podía creer. Su caballero regresaba postrado a lomos de su caballo, aún no sabía si vivo o muerto. Entró por la fortaleza y la parte de su compañía que allí se encontraba se apresuró a bajarlo para inspeccionar en qué estado se encontraba. Ella, único miembro femenino de aquel ejército, observaba desde sus aposentos en lo alto de la torre pidiéndole a los dioses un halo de vida para él.

Dos flechas en su tórax y una en su espalda le habían acompañado durante el camino de regreso. Valioso su caballo que supo emprender la senda de vuelta a casa. Aún estaba consciente. Comenzó a decir el nombre de los compañeros que a su lado estaban y lo condujeron inmediatamente ante la presencia de la dama blanca. La dama blanca… o la dama guerrera también; blandía su acero como nadie. Y por supuesto, la dama que poseía el conocimiento para curar.

Cuando ella lo vio tan de cerca, se estremeció. Lo tumbaron en una cama hecha con pieles y comenzaron a quitarle los ropajes. Ella se aproximó y le acarició una mejilla con su mano. Él tan sólo alcanzó a decir: (más…)

DSC_0096

Queridos lectores, me causa mucha ilusión contaros que hoy he firmado el contrato con la editorial con la que autopublicaré mi primera novela: El Páramo.

De la mano de Editorial Mundopalabras espero poder recorrer este camino contando con quien me levante si me caigo (que me caeré) y que vosotros me acompañéis en ello.

Como podéis ver, he insertado una página nueva en el blog que lleva por nombre el título de la obra y que estará dedicada a ella una vez esté disponible.

Hasta entonces, prefiero no desvelar nada para no quitarle… misterio… Pero os aseguro que no os dejará indiferente…

bipolar_1

¿Sabes? Me encanta cuando me abrazas y continuamente me besas fuerte en la mejilla.

Me encanta descansar en tu cuello mientras me cuentas alguna cosa.

Me encanta cuando me llamas “preciosa” o “princesa”. Suena tan bien…

 

¿Sabes? Me gusta cuando me escuchas. Cuando comprendes (más…)