Página 26 de 30

Cuando cae tu timidez

Gracias a Diversidad Literaria y demás colaboradores por elegir este microrrelato para formar parte de la antología del 2º Concurso de Microrrelatos Eróticos DSS.

 

Labios-sensuales

“Me siento como un adolescente”- dijo él, tras un beso impetuoso que había conseguido vencer su timidez. Ella sin embargo había ido más allá; había llevado ese ímpetu a imaginar las manos de él en su trasero, entre sus piernas, sobre sus pechos… Y a calcular las ganas con las que, lo que había bajo aquel pantalón, la haría humedecerse y mojar la cara interna de sus muslos…”

http://www.diversidadliteraria.com/info-concursos/resultados-concursos/2º-concurso-dss/

 

Los relatos de Teofirán

DSC_0265Una típica mañana de compras para dos amigas. Hora del almuerzo, y entre conversaciones de diversa consideración descubro la existencia de un manuscrito llamado “Los relatos de Teofirán”

  • ¿Me dejas leerlo? – le pregunté.
  • ¿Pero quieres?- respondió incrédula.
  • ¡Pues claro, boba! – contesté yo indignada, sin comprender que le restara a aquello la importancia que se merecía.

Así fue como tuve la oportunidad de leer esta obra cuando aún no había sido mostrada al mundo. No recuerdo exactamente por qué página iba leyendo en mi libro electrónico, pero llevaba aproximadamente un tercio del total cuando ya tenía decidido lo que pensaba sobre aquello. Leer más → Los relatos de Teofirán

La historia de Mario

BELA

Creo que he descubierto un nuevo género literario. O quizá debería decir “fotoliterario”. O “literatofotográfico”. No sé muy bien qué nombre ponerle. El caso es que es un concepto nuevo que nunca antes había visto. Ni leído. Un nuevo tipo de arte quizá. Se trata de la historia de Mario.

Os diré que Mario tiene una cámara fotográfica. Pero Mario con su cámara no hace fotos; capta almas. Capta almas como nadie sabe hacerlo, a través de las miradas de sus modelos, a través de sus gestos, sus poses… Nada físico ni material, tan sólo almas.

Y Mario también tiene una pluma. Pero Mario con su pluma no escribe historias; traslada emociones. Las hace tangibles para que el resto de los mortales podamos verlas, sentirlas, tocarlas. Las emociones que en cada momento sus modelos le expresan. Nada circunscrito a lo finito de las palabras, tan sólo emociones sin barreras.

Y eso que los modelos de Mario, no saben hablar. “Inmortalizador” de almas y “materializador” de emociones. Qué trabajo más bello el de Mario. Y es que para esto, no vale cualquiera…

www.perrosgatosyretratos.com

https://www.facebook.com/perrosgatosyretratos/

Por Mario del Castillo

 

Ni fu ni fa, ni x ni ye

ni x ni ye_1

Como un buen vino con los años. Tu boca sigue siendo perfecta, trazada con tiralíneas. El timbre de tu voz me penetra el cerebro e invade toda mi materia gris. Me absorbe… Recoge toda mi atención en tu aquí y en tu ahora. Te oigo pero no te escucho. Tan sólo contemplo tu boca. Tu silueta… Invita a envolverte en un abrazo y perderse en ella. Conozco esa mirada, conozco esa sonrisa. Sé lo que quieren y lo que están pidiendo pero estoy tan absorta que no puedo arrancar.

Hasta que por fin me callas con un beso, y compruebo que tus labios siguen siendo igual de deliciosos. Y tu lengua igual de caliente… Arde. ¿O es la mía? No lo sé. Ni me importa. Por fin me derramo en un ansiado abrazo. Te huelo, te siento, te fagocito. La ropa estorba, no la quiero. El frío de la seda contrasta con el calor de nuestros cuerpos. Pero a mí me da igual. Por fin te tengo aquí, sobre mí. Pero hay algo diferente… Leer más → Ni fu ni fa, ni x ni ye

Mi luna y mi sol

lunaysol

No me crees, ¿verdad? No te crees nada de lo que me propongo. Mi condición condiciona. Me precede en todo lo que hago, digo y pienso. Me estigmatiza. Me estereotipa. Me resta credibilidad. Antes de tan siquiera poner nada en práctica. Pero lo entiendo. Claro que lo entiendo. Demasiado ensayo y error. Demasiado caerse y volverse a levantar. Quizá sería mejor no levantarse más… No, aún no. Quizá todavía estoy a tiempo. Pero es muy difícil porque si estoy en el valle, malo. Y si estoy en la cima, peor. Aunque a mí en la cima es donde más me gusta estar. Siempre he estado allí, no sé estar en otro sitio. Aquí abajo estoy incómoda, me siento extraña, no es mi hábitat. Y en medio tampoco es que me emocione demasiado estar. Más bien es aburrido. A mí me gusta (sonrío) subir a lo alto de la montaña donde todo lo huelo, todo lo veo, todo lo siento y todo lo escucho. Donde puedo ver la luna sin nadie que se interponga. Donde me siento grande, indestructible, sobrenatural. Donde sé que puedo hacer todo lo que me proponga. Donde sé que puedo cumplir todos mis sueños. Donde soy especial. Hasta que Leer más → Mi luna y mi sol