Habladurías

 

Lanzadas como un filo,

plato rotosin sentido;

al blanco más injusto,

¡qué disgusto!;

con daño gratuito,

¡qué maldito!;

tiradas como un dardo,

¡qué bastardo!

Y el noble animal sangra,

le duelen sus heridas,

y no pierde la calma

por el bien de sus crías.

¿Por qué esta hipocresía?

¿Por qué siempre contra el bueno?

¿Por qué tanta habladuría?

¿Por qué tanto veneno? Leer más → Habladurías

Anuncios

¿Qué vienes a buscar?

5-fascinantes-curiosidades-sobre-los-lobos

¿Qué vienes a buscar

después de tanto tiempo

después de tantos años

y tanto sufrimiento?

¿Te piensas que sin más

puedes marcar su móvil

y yo sin importancia

voy a quedarme inmóvil?

Qué equivocada estás

pedazo inconformista

pues resulta que yo

soy más joven y lista.

Me retaste, so tonta

cuando en esa llamada

te pregunté tu nombre

y no me lo desvelabas.

Vaya tesoro perdiste,

niña tonta y caprichosa,

tratándolo cual juguete

y sintiéndote dichosa.

Relegándolo después

a un rincón, como si nada,

e invitándolo a tu boda

con quien contigo ya estaba.

Así que pequeña ilusa

¿Qué vienes a buscar

con tu marido, tus tres hijos,

y tu forma de llamar?

¿Te crees que por ser euskal

eres mejor y más chula?

Pues “pa” chula yo, bonita,

yo el corcel y tú la mula.

Así que, vulgar lagarta,

déjate de llamaditas,

ni le dirijas la palabra,

ni la hora, ni buenos días.

Y si arrepentida estás

de la elección que hiciste

te jodes, así sin más,

que oportunidad tuviste.

¿Cena de Navidad?

No me tomes por boba,

que ni toda zorra es de campo

ni toda bruja lleva escoba.

 

 

 

Intoxicada

Diablesa

Se hartó. De tanto tira y afloja, de tanto tensar la cuerda, de ahora sí y luego no. De sus “mañana un café” y no atender siquiera la cita. De sus “me despisté”. De reglas del juego a las que no correspondía.

Se hartó. De que pasaran largas temporadas sin contacto. De no recibir noticias si no las daba primero. De ahora recibirlas sólo para esto, sin nada accesorio. De cortesías que no eran recíprocas.

Se hartó. De sentir la persecución sin tregua. De su Leer más → Intoxicada

LA VERSIÓN DEL LOBO

Caperucita

– Estoy como si hubiera vuelto a los dieciséis años y estuviera esperando la tarde del sábado – dijo él, pletórico y resucitado tras varios encuentros con ella. Encuentros inesperados que deshacían sus cuerpos entre besos, abrazos y alguna cosa más.

Ambos sabían perfectamente cuáles eran las reglas del juego. La vida que cada uno llevaba no se modificaría en absoluto. Y como tal, había que aceptar ciertas cosas.

Ella se sentía halagada, fuerte, segura de sí misma y devuelta a su papel innato de diosa. Entonces él añadió:

– Es más, es que incluso, llevaba tiempo sin tener chispa con mi mujer, y el otro día, a la mañana siguiente de estar contigo, estaba tan venido arriba que… Leer más → LA VERSIÓN DEL LOBO