Los desconocidos navideños

muerdago

Son muchos los anuncios que en estas fechas nos muestran el mensaje de que hay que regalar tiempo a los que lo necesitan, a los que están solos. Tiempo, presencia, compañía, calor de hogar, cobijo emocional. Porque ese es el mejor regalo que se les puede hacer. Incluso la mayoría de las veces nos arrancan alguna que otra lágrima. Como si el resto del año no contara para nada…

Pero lo que muchos no saben es que existe una figura que no sale en los anuncios, una figura que tiene uno de esos regalos para cada uno de los trescientos sesenta y cinco días del año, una figura en la que estos días en los que se supone todo el mundo se reúne, sufre: los desconocidos navideños. Sigue leyendo

Maldito beso

pekinesAquella casa lúgubre y triste no albergaba amor ninguno. Las escaleras que conducían desde el portal hasta la puerta del patio eran frías y el corto camino muy oscuro. La puerta del patio chirriaba de una forma peculiar, siempre la misma. Cuando se abría, la madera crujía y daba paso a un patio interior, donde una de las paredes parecía ser la parte de atrás de alguna nave abandonada, con dos cristales siempre rotos. El olor a orín felino saturaba la atmósfera. Dos gatos negros a ratos a la gresca, a ratos compartiendo descanso en un tejadillo del hueco de la escalera donde los trastos se amontonaban. Dieciséis escalones hasta la puerta de la casa. Y su amigo peludo esperándola arriba del todo.

Siempre escuchando las mismas historias, una y otra vez. Y su lógica infantil le impedía entender ciertas cosas, y le ponía soluciones muy fáciles a la vida. La vida que ella veía cincuenta años después a través de sus ojos de niña.

-Pero, si no le querías, ¿por qué te casaste con él?

Sigue leyendo

Abrázame fuerte

Me rompo. Tengo el cuerpo agrietado y los surcos son tan profundos como el dolor que hay en  mi corazón._20170928_183143

Me rompo. Mi piel ha adquirido el color de la sangre y mi sangre el sabor de la bilis que trago.

Me rompo. Insistís en abrir la herida una y otra vez. Los mismos de siempre.

Me rompo. Olvidáis que en la batalla ambos bandos tienen balas. Y monte, y cunetas mezclados por igual.

Me rompo. Medís con diferente rasero. Destruís lo de unos y alabáis lo de otros. Olvidáis que en este caso ha de ser para todos o ninguno.

Una herida abierta, profunda, con los bordes cada vez más separados.

Divide y vencerás. Une y serás grande.

Por eso, abrázame fuerte.

Abrázame fuerte, pues soy quien te vio nacer, crecer y te acompañó en tu existencia.

Abrázame fuerte, pues soy el escenario que te acompaña cada día, tu fuente de sustento y el sustrato donde echa raíces tu familia.

Abrázame fuerte, pues soy vuestra madre común. Una madre que os da todo por nada.

Una madre que sufre viendo a sus hijos desgarrarla.

Abrázame fuerte para que vuelva a ser grande, nunca sea yerma y el dolor calle.

Abrázame fuerte para que brote. Florezca. Brille.

Abrázame fuerte para que pueda abrazarte a ti también.

Sólo eso. Tan sólo que me abraces fuerte.

Con cariño, tu madre patria.

ESPAÑA

 

 

Intoxicada

Diablesa

Se hartó. De tanto tira y afloja, de tanto tensar la cuerda, de ahora sí y luego no. De sus “mañana un café” y no atender siquiera la cita. De sus “me despisté”. De reglas del juego a las que no correspondía.

Se hartó. De que pasaran largas temporadas sin contacto. De no recibir noticias si no las daba primero. De ahora recibirlas sólo para esto, sin nada accesorio. De cortesías que no eran recíprocas.

Se hartó. De sentir la persecución sin tregua. De su Sigue leyendo

Un siete de abril

paloma

Allí estaba ella, postrada en una fría cama de hospital tras una lucha la cual en los dos últimos meses había cobrado una violencia extrema. Sus fuerzas se habían doblegado ya sin ninguna opción. A pesar de sus tan solo 45 años, el cáncer de pulmón había sido implacable con ella. Ya no volvería a recobrar la consciencia. Ya no volvería a abrir sus ojos. Ya no volvería a emitir palabra alguna. Nunca.

Su hija y su hijo mayor al verla pensaban, bajo un sentimiento de culpa y barbaridad, que sería mejor si todo acabase, si dejase de sufrir, si por fin…muriese. ¿Pero cómo puede un hijo pensar así? Eso sería horrible… ¿o no?.

Su hijo más joven no sabía muy bien cómo encajar todo aquello. Recién estrenada su mayoría de edad la situación le resultaba muy confusa.

Su marido sin embargo apenas se movió de allí durante esos dos meses. Una o dos veces quizá, para pasar por casa y a condición de que ella se quedase acompañada. El resto del tiempo lo pasaba allí, en el hospital, sentado junto a ella, en silencio. No se sabía cuándo podría sobrevenir el desenlace. Así un día tras otro hasta que llegó un siete de abril, cumpleaños de aquel hombre que no se movía del lado de su esposa bajo ningún concepto. Aquel día decidió irse un rato a descansar. Miró a su esposa ausente, le besó la frente y le susurró al oído “luego vengo”. Y salió de la habitación. Sigue leyendo