Como tú me miras (canción)

pixabay.com

Aquella primera vez

que se encontraron de lejos

apenas se sostenían

llenos de miedo y complejos,

pero el ímpetu era tal

que con ansiedad buscaban

reflejarse unos en otros

y cruzarse sus miradas.

Los vi caminar tranquilos

los vi acercarse despacio

hasta chocar con los míos

y tirar el muro abajo,

porque su mundo interior

más parecía una puerta

a una nueva dimensión

a una ventana abierta.

Como tú me miras,

me pierdo en un abismo

negro de colores,

alegría y optimismo.

Como tú me miras,

todo es diferente

las cenizas cobran vida

y no le temo a la muerte.

Esas dos pupilas negras

tan oscuras y brillantes

son la luz de mis tinieblas

de mis heridas sangrantes,

son el aire que respiro

mi alegría de vivir

si un día no las tuviera

preferiría morir.

Como tú me miras,

me pierdo en un abismo

negro de colores,

alegría y optimismo.

Como tú me miras,

todo es diferente

las cenizas cobran vida

y no le temo a la muerte.

Como tú me miras

nadie me ha mirado,

como tú me miras

me has enamorado.

Anuncios

Poquito a poco y yo de golpe

pixabay.com

Poquito a poco y yo de golpe,

me enamoré de las notas de tu risa;

poquito a poco y yo de golpe,

me envolví en el encanto de tu brisa;

poquito a poco y yo de golpe,

admiré los colores de tu aura;

poquito a poco y yo de golpe,

quise abrazar tu alma tan blanca;

poquito a poco y yo de golpe,

te decía todo con melodía cortada;

poquito a poco y yo de golpe,

deseaba aquello que no llegaba.

Tú poquito a poco… Y yo de golpe…

Pero los mismos sentimientos,

qué caprichosa la vida,

se invirtieron las tornas

y ahora eres tú quien delira.

Ahora eres tú quién de golpe,

aquel día, sin dudarlo,

acercó su alma a la mía,

y despacio, sin soltarlo,

agarró mi corazón

y lo puso entre algodones,

rellenándolo de vida

y sanando sus jirones.

Qué más da quién poco a poco

y quién de golpe,

si las cosas buenas

no hay que dejar que sobren…

¿Te vienes conmigo?

Se condensó el aire
y se nubló el cristal,
cuando el camino estrecho
se empezó a esbozar,
y la maleza muerta
junto al secarral
hacía de cortina
para el caminar.

pixabay.com

El muro de piedra
y las cruces de granito,
lucían aún más bellos
que aquel cielo infinito,
con la luna alumbrando
el sentir más bonito,
y estrellas arropando
las almas en un grito.

Y el andar se hizo galope,
y el galope se hizo amigo
de las gotas de sudor
derramándose en el trigo,
y para compartir el viaje
le dijo la flor al testigo:
«sígueme, yo me vengo,
ven, ¿te vienes conmigo?»

La sirena

Desnuda sobre la cama, había cambiado sus escamas verdes por piel suave como la seda. Piel blanca, fina y delicada, “como la de mi abuela”, decía él. Así la recordaba.

Mas era una sirena, y aun bajo su aspecto temporal de mujer debía mantenerse húmeda…

Su cabello rojo, denso y fuerte, se mantenía húmedo por el sudor que emanaba de su cuello en respuesta a los besos ávidos y calientes que él la regalaba.

Su busto, tenso y ardiente, se mantenía mojado por los paseos lentos pero firmes de la lengua contraria.

Su ombligo… Latía… Acuoso, por las manos abrasadoras y firmes que no dejaban de acariciarlo.

Y sus piernas… La parte más importante, pues era donde albergaba las escamas… Sus piernas estaban empapadas por finas gotas de placer, como una lluvia de gozo, que la hacían estremecerse en el vaivén de las olas del mar que él la ofrecía.

Y así, la sirena, se saciaba de su cuerpo terrenal antes de volver a su forma original, no sin antes rememorar la dulce miel que había probado en sus labios…