Hasta que la muerte os separe

  Quizá no te juzgue La Rota; ni la sociedad, ni los amigos. Quizá no te juzgue la familia; ni los tuyos, ni los míos. Porque claro, fuiste víctima, la humillada, pobrecita. En esta clase de historias es la mujer quien siempre grita. Quizá no te juzgue nadie porque no sepan, que tú también, tuviste [...]