La verdad insoportable

Muda. Petrificada. Con ganas de vomitar. Con una mezcla entre fuego y hielo albergados en la caja torácica. Sujetando como si fuera una cuadriga las ganas de llorar para que las lágrimas no asomaran a mis ojos; si lo hacían, callarías para siempre y yo me quedaría a medias de saber la verdad, toda la [...]