SAKKARA

DSC02535

Caminaba por la dársena número doce directo al puesto 2; tras una larga y atareada semana y unas cinco horas de coche, al fin había llegado su momento. Aquel en el que se sentía él mismo. Nada más poner un pie en su barco, él se transformaba. No le importaba si era invierno o verano, si hacía viento o no, pues su habilidad en navegación le había permitido repostar combustible en el mes de octubre y no tener que hacerlo de nuevo hasta el agosto siguiente: tenía el don de utilizar las velas a su antojo. La más pequeña, curiosamente llamada la Mayor. Sigue leyendo

Reseña de “ABRIÓ LOS OJOS”

Hoy te dejo la reseña de una obra que me ha sorprendido (para bien) por varios motivos:

Uno, poder conocer al autor personalmente y obtener mi ejemplar firmado (sigo siendo una enamorada del libro impreso, qué le vamos a hacer) y además presumir de que vivimos en el mismo pueblo.

Dos, los personajes femeninos, muy bien ambientados por un autor masculino, cosa que no es habitual.

Tres, la buena estructura de la novela, a pesar de que “abe” (su pseudónimo) se autodefine como escritor de brújula y no de mapa.

Cuatro, el ritmo que va cogiendo la lectura, llegando a un punto en el que los acontecimientos se hacen trepidantes y resulta difícil quedarse en “venga, sólo una página más”.

Un fiel reflejo de las tramas más oscuras de la sociedad actual. Una clara exposición de cómo las personas se pueden ver envueltas en lo inimaginable de la manera más absurda. Y todo ello rodeado de sexo, drogas y corrupción.

La primera parte de una bilogía que sin duda gustará a sus lectores. Yo acabo de empezar a leer la segunda parte: “Luna Nueva”.

Y francamente, estoy deseosa de saber cómo acabará…

Buena lectura.

abrió los ojos

abriolosojos.wordpress.com

http://auregonzalez.wixsite.com/misitio

https://www.amazon.es/dp/B00JNSNCZK?tag=relinks2-21

 

 

Litio

bipolar_1

¿Sabes? Me encanta cuando me abrazas y continuamente me besas fuerte en la mejilla.

Me encanta descansar en tu cuello mientras me cuentas alguna cosa.

Me encanta cuando me llamas “preciosa” o “princesa”. Suena tan bien…

 

¿Sabes? Me gusta cuando me escuchas. Cuando comprendes Sigue leyendo

Y me sigue gustando tu perfume

Oler

Te espero y apareces. Camisa rosa, pantalón claro, guapo a rabiar.

Con tu atracción gravitatoria. Primer impacto.

Y lo primero que detecto es algo extraño, diferente. Tu perfume.

Segundo impacto.

Diferente, la primera vez en muchos años.

Y me sigue gustando. Tercer impacto.

No te cambia, no te transforma. Sólo arropa Sigue leyendo

El ritual de Danica

SVALBARD HIELO AZUL

Svalbard

Allí estaba Sergio como cada fin de semana, en la discoteca de turno con sus amigos, apoyado con un brazo en la barra y en la mano contraria un cubata en vaso de tubo. No se caracterizaba el garito precisamente por ser glamuroso. Sus amigos a ratos salían a la pista a bailar, pero él como mucho se contoneaba un poco pegado a la barra. Desde allí, miraba detenidamente el “ganado” disponible hasta que encontraba alguna chica susceptible de conseguir. A Sergio le daba igual la que fuera; el caso era apuntarse el tanto. Si tras intentarlo con una chica el tiempo suficiente no conseguía nada, iba a por otra. Era el típico chico engreído sólo por el hecho de estar moderadamente musculoso. Cero por ciento de materia gris.

Cuando aún echaba el anzuelo sonriendo a algunas chicas desde la barra, toda su atención se vio puesta en una sola: la que acababa de cruzar la puerta. Se quedó pasmado… Tenía los ojos del color de los glaciares de las Svalbard y el pelo muy corto en platino. Sus labios, jugosos de un rojo cereza y todo su cuerpo enfundado en cuero negro. Unos tacones de vértigo complementaban su extravagante aspecto.

Todo aquel micromundo se detuvo por un instante quedándose paralizado por semejante criatura. Como si no fuera con ella la cosa, se dirigió al centro de la pista y empezó a bailar al ritmo de la música… sola… muy sensual.

Sergio lo tuvo claro: ella sería su chica aquella noche. Pobre iluso, en ese momento no tenía ni idea de cómo acabarían las cosas. Sigue leyendo