49 crónicas YA A LA VENTA

¡SÍ! Queridos lectores por fin a la venta «49 crónicas de un bipolar». Tenéis a vuestra disposición en el blog su página correspondiente, que a partir de ahora será la página de portada, donde podréis ver la sinopsis y los canales de venta.

Espero proximamente poder ofreceros el booktrailer.

Para ir a la página pinchad directamente aquí:

49 crónicas de un bipolar de Vanessa Muñoz Sanz

Anuncios

Audio entrevista Radio El Casar

Queridos lectores, he inaugurado una pestaña en el blog que se llama «Eventos» donde podréis escuchar el audio al completo de la entrevista de anoche. Espero poder ir completando esa pestaña con muchos eventos más.

Gracias por vuestro apoyo.

Abrazos.

Entrevista en Radio El Casar – Plusradio

cropped-cropped-dsc_0060

Queridos lectores, me hace muchísima ilusión (y me causa tremenda ansiedad) comunicaros que esta noche a las 21:00 me realizarán una entrevista en la radio local de El Casar. Para mí está experiencia es absolutamente nueva, así que os podéis imaginar. Podéis escucharme en la 107.5 de la FM, y en www.plusradio.es desde cualquier parte.

Hablaremos sobre mis venturas y desventuras, sobre cómo llegué aquí y en especial sobre cómo acabé en esta andadura literaria recién estrenada. Comentaremos algunas cosas sobre mi primera novela, “El páramo”, que se publicará próximamente, eso sí, sin desvelar los puntos clave pero dejándoos con la miel en los labios y ganas de saber más.

¡Nos escuchamos!

 

¿Usted durmió anoche conmigo?

maquillaje

Atorada, deambulaba a toda prisa por la casa cambiando la música y sacando ropa del armario que echaba sobre la cama haciendo diferentes combinaciones. Era el momento que más disfrutaba de una cita: el ritual de la preparación.

Al final se decidió por aquel mini vestido morado de raso que tan lindo la quedaba. Y como no, le acompañarían unos tacones de vértigo en el mismo color que las florecillas que estampaban el vestido. Tenía costumbre de elegir primero el atuendo porque después iría en conjunto todo lo demás: el pelo, liso o rizado, recogido o suelto, el maquillaje, las uñas… En definitiva, la actitud. Un cigarrillo relajadamente antes de maquillarse sin más ropa que la interior y una bata de seda. Quizá una cerveza también para acallar los nervios.

Y así, con acabado perfecto y actitud segura, arrancó el coche para dirigirse al lugar de encuentro. Y sí, allí estaba él. Lo que entró por su retina la hizo ponerse nerviosa. Sus manos sudaban al volante. Ese cuero hasta la rodilla le hacía justicia. Y al abrir la puerta del copiloto, su perfume embriagador, su voz hechizante… Estaba perdida. Su actitud se esfumó y por disimular sus nervios se puso a hablar sin parar. Hasta que él con un gesto de su mano la invitó a callar y le dijo:

-¿Usted durmió anoche conmigo?

Se hizo el silencio…

-¿Cómo? –Preguntó ella algo confusa.

-Que si usted durmió anoche conmigo.

-No…

-Entonces primero me saluda…

Y la besó. Un beso en los labios que causó un silencio atronador en el interior del coche. Entonces los nervios se disiparon. Se volvió serena, como hipnotizada. Y arrancó.