Adivina, adivinanza

¿SABES QUÉ LIBRO HA OBTENIDO ESTAS RESEÑAS?

Diapositiva1

PUES DESCÚBRELO AQUÍ

Anuncios

Un instante

Ascensión

Perdónanos. Perdónanos a todos dulce ser de luz. Perdónanos porque todos pasábamos por allí, inmersos en nuestros pensamientos y no te vimos. Papeles desperdigados por la carretera que no llamaron nuestra atención. La de ninguno. Una deportiva negra en eso que llaman “arcén” tampoco nos alertaba. Demasiado acostumbrados ya a ciertas cosas…

Perdónanos, porque en esas dos horas y media que transcurrieron hasta que alguien acertó a verte desde un camino, quizá pudiera haberse hecho algo. O no… tu joven vida fue sesgada certeramente, prematuramente. A esas horas caminabas como cualquier otro día a la parada del autobús para ir al instituto, seguramente en el punto de inflexión entre la noche y el alba. Quizá ni te vio. O sí. Y tras el impacto el silencio absoluto. Tu verdugo siguió su camino, no paró, no se detuvo, ni tan siquiera para darte una última oportunidad.

Perdónanos si en ese tiempo que estuviste allí tirada sentiste pánico, dolor, soledad, angustia… Ojalá no tuvieras ya ningún signo vital al impactar contra el suelo.

Ojalá esto sirva para que vengan las soluciones que se llevan aclamando tanto tiempo.

Perdónanos pequeña. Vuela hacia la luz. No tengas miedo. Ya estás allí.

Descansa…

Nota de la autora: relato dedicado a la joven de 17 años atropellada hoy día 15.01.2018 en la M-117. D.E.P.

El Páramo

DSC_0096

Queridos lectores, me causa mucha ilusión contaros que hoy he firmado el contrato con la editorial con la que autopublicaré mi primera novela: El Páramo.

De la mano de Editorial Mundopalabras espero poder recorrer este camino contando con quien me levante si me caigo (que me caeré) y que vosotros me acompañéis en ello.

Como podéis ver, he insertado una página nueva en el blog que lleva por nombre el título de la obra y que estará dedicada a ella una vez esté disponible.

Hasta entonces, prefiero no desvelar nada para no quitarle… misterio… Pero os aseguro que no os dejará indiferente…

Volviendo a Samhain

samahin

La milenaria tradición celta, la noche que marcaba la transición entre el verano y la estación sombría, en la que con la reducción progresiva de horas de luz se festejaba el fin de la temporada de cosecha.

Hoy, nuestro extraño otoño parece devolvernos a Samhain…

Esa noche, la frontera entre los vivos y los muertos se disipaba, y los espíritus, buenos o malos, podían regresar a este mundo. Para protegerse de los malignos, se disfrazaban como ellos, tratando de pasar desapercibidos. A los primeros les hacían ofrendas y les ponían velas en las ventanas para indicarles el camino a casa.

De modo que, no te sorprendas si al despertarte en mitad de la noche te encuentras Leer más → Volviendo a Samhain

Maldito beso

pekinesAquella casa lúgubre y triste no albergaba amor ninguno. Las escaleras que conducían desde el portal hasta la puerta del patio eran frías y el corto camino muy oscuro. La puerta del patio chirriaba de una forma peculiar, siempre la misma. Cuando se abría, la madera crujía y daba paso a un patio interior, donde una de las paredes parecía ser la parte de atrás de alguna nave abandonada, con dos cristales siempre rotos. El olor a orín felino saturaba la atmósfera. Dos gatos negros a ratos a la gresca, a ratos compartiendo descanso en un tejadillo del hueco de la escalera donde los trastos se amontonaban. Dieciséis escalones hasta la puerta de la casa. Y su amigo peludo esperándola arriba del todo.

Siempre escuchando las mismas historias, una y otra vez. Y su lógica infantil le impedía entender ciertas cosas, y le ponía soluciones muy fáciles a la vida. La vida que ella veía cincuenta años después a través de sus ojos de niña.

-Pero, si no le querías, ¿por qué te casaste con él?

Leer más → Maldito beso