Decepción (otra más)

angel guitarra Hey. Ya sabía yo que en algún momento esto iba a caer. Si es que soy idiota. ¿O acaso los idiotas son los demás? Porque yo siempre voy con la verdad por delante. Transparente. Sin recovecos. Quizá por eso es que me llevo las decepciones que me llevo. Con personas como tú. Personas que no son legales. Personas de «donde dije digo digo Diego». La verdad, me pilló desprevenida. Sinceramente de ti no me lo esperaba. Parecías noble. Sincero, como yo. Leer más → Decepción (otra más)

Anuncios

Habladurías

 

Lanzadas como un filo,

plato rotosin sentido;

al blanco más injusto,

¡qué disgusto!;

con daño gratuito,

¡qué maldito!;

tiradas como un dardo,

¡qué bastardo!

Y el noble animal sangra,

le duelen sus heridas,

y no pierde la calma

por el bien de sus crías.

¿Por qué esta hipocresía?

¿Por qué siempre contra el bueno?

¿Por qué tanta habladuría?

¿Por qué tanto veneno? Leer más → Habladurías

Acertado análisis, acertada realidad

Absolutamente de acuerdo con la entrada que realiza hoy en su blog Jon Ícaro, titulada «Mi segundo parto literario», donde con mucho acierto conluye que hoy día publicar no es el objetivo del escritor sino que es el punto de partida de lo que será una carrera de fondo, costosa, en la que la única razón para tirar la toalla será haberse secado el sudor para seguir corriendo.

Publicar hoy día, publica cualquiera, bien con una u otra opción, con más o menos dificultad. Crear algo que merezca la pena ser leído (como dice Alejandro Quintana) requiere mucho esfuerzo y constancia. Pero alcanzar el éxito por tus propios medios eso ya es otra dimensión.

Yo me siento en la misma piel que Jon Ícaro con mi obra «El páramo». Ahora, cuando por fin lo tengo en mis manos y parece que he terminado la misión, resulta que empieza el verdadero camino.

Así que Jon Ícaro, mucha suerte, que no decaiga, y felicidades tanto por tu obra como por haber sabido plasmar la realidad de algunos sueños.

Lo que cuentan los lectores

IMG-20180208-WA0005

¿Sabéis qué? Algunas personas que ya han leído El páramo me han dicho que se han visto reflejados en alguno de sus personajes. Y esto me llena de satisfacción, porque si bien es cierto que determinados personajes están basados en personas de carne y hueso, que otras diferentes se identifiquen significa que el objetivo de poner sobre la mesa los estereotipos está conseguido.

Destrozando estereotipos… Cómo me gusta…