Se me cayó un mito

No podías faltar tú en uno de mis relatos. Recuerdo el primer día que te conocí; me pareció que te desenvolvías a otro nivel, en otra dimensión. Qué equivocada estaba… Te convertiste en mi modelo a seguir. La oportunidad de trabajar a tu lado era mi objetivo. El día de mi incorporación ni siquiera estabas. [...]