La Proscrita

pixabay.com Caminaba por el bosque medio a oscuras, sin rumbo fijo, pero con toda la rapidez que su lamentable estado la permitía. Sus harapientas ropas estaban empapadas por el aguacero que caía, y rasgadas por las torturas recibidas. Pero ella no sentía ni el frío ni la humedad. Ni tan siquiera las laceraciones por los [...]