Testimonios reales

¿Todavía no has leído «El páramo»? Quizá los testimonios de estas personas que sí lo leyeron te animen a hacerlo:

Engancha

Impresionante 

¡Miedo del bueno!

el paramo

Puedes adquirirlo AQUÍ

Anuncios

Acertado análisis, acertada realidad

Absolutamente de acuerdo con la entrada que realiza hoy en su blog Jon Ícaro, titulada «Mi segundo parto literario», donde con mucho acierto conluye que hoy día publicar no es el objetivo del escritor sino que es el punto de partida de lo que será una carrera de fondo, costosa, en la que la única razón para tirar la toalla será haberse secado el sudor para seguir corriendo.

Publicar hoy día, publica cualquiera, bien con una u otra opción, con más o menos dificultad. Crear algo que merezca la pena ser leído (como dice Alejandro Quintana) requiere mucho esfuerzo y constancia. Pero alcanzar el éxito por tus propios medios eso ya es otra dimensión.

Yo me siento en la misma piel que Jon Ícaro con mi obra «El páramo». Ahora, cuando por fin lo tengo en mis manos y parece que he terminado la misión, resulta que empieza el verdadero camino.

Así que Jon Ícaro, mucha suerte, que no decaiga, y felicidades tanto por tu obra como por haber sabido plasmar la realidad de algunos sueños.

Maldito beso

pekinesAquella casa lúgubre y triste no albergaba amor ninguno. Las escaleras que conducían desde el portal hasta la puerta del patio eran frías y el corto camino muy oscuro. La puerta del patio chirriaba de una forma peculiar, siempre la misma. Cuando se abría, la madera crujía y daba paso a un patio interior, donde una de las paredes parecía ser la parte de atrás de alguna nave abandonada, con dos cristales siempre rotos. El olor a orín felino saturaba la atmósfera. Dos gatos negros a ratos a la gresca, a ratos compartiendo descanso en un tejadillo del hueco de la escalera donde los trastos se amontonaban. Dieciséis escalones hasta la puerta de la casa. Y su amigo peludo esperándola arriba del todo.

Siempre escuchando las mismas historias, una y otra vez. Y su lógica infantil le impedía entender ciertas cosas, y le ponía soluciones muy fáciles a la vida. La vida que ella veía cincuenta años después a través de sus ojos de niña.

-Pero, si no le querías, ¿por qué te casaste con él?

Leer más → Maldito beso

Abrázame fuerte

Me rompo. Tengo el cuerpo agrietado y los surcos son tan profundos como el dolor que hay en  mi corazón._20170928_183143

Me rompo. Mi piel ha adquirido el color de la sangre y mi sangre el sabor de la bilis que trago.

Me rompo. Insistís en abrir la herida una y otra vez. Los mismos de siempre.

Me rompo. Olvidáis que en la batalla ambos bandos tienen balas. Y monte, y cunetas mezclados por igual.

Me rompo. Medís con diferente rasero. Destruís lo de unos y alabáis lo de otros. Olvidáis que en este caso ha de ser para todos o ninguno.

Una herida abierta, profunda, con los bordes cada vez más separados.

Divide y vencerás. Une y serás grande.

Por eso, abrázame fuerte.

Abrázame fuerte, pues soy quien te vio nacer, crecer y te acompañó en tu existencia.

Abrázame fuerte, pues soy el escenario que te acompaña cada día, tu fuente de sustento y el sustrato donde echa raíces tu familia.

Abrázame fuerte, pues soy vuestra madre común. Una madre que os da todo por nada.

Una madre que sufre viendo a sus hijos desgarrarla.

Abrázame fuerte para que vuelva a ser grande, nunca sea yerma y el dolor calle.

Abrázame fuerte para que brote. Florezca. Brille.

Abrázame fuerte para que pueda abrazarte a ti también.

Sólo eso. Tan sólo que me abraces fuerte.

Con cariño, tu madre patria.

ESPAÑA

 

 

Reseña de «ABRIÓ LOS OJOS»

Hoy te dejo la reseña de una obra que me ha sorprendido (para bien) por varios motivos:

Uno, poder conocer al autor personalmente y obtener mi ejemplar firmado (sigo siendo una enamorada del libro impreso, qué le vamos a hacer) y además presumir de que vivimos en el mismo pueblo.

Dos, los personajes femeninos, muy bien ambientados por un autor masculino, cosa que no es habitual.

Tres, la buena estructura de la novela, a pesar de que “abe” (su pseudónimo) se autodefine como escritor de brújula y no de mapa.

Cuatro, el ritmo que va cogiendo la lectura, llegando a un punto en el que los acontecimientos se hacen trepidantes y resulta difícil quedarse en “venga, sólo una página más”.

Un fiel reflejo de las tramas más oscuras de la sociedad actual. Una clara exposición de cómo las personas se pueden ver envueltas en lo inimaginable de la manera más absurda. Y todo ello rodeado de sexo, drogas y corrupción.

La primera parte de una bilogía que sin duda gustará a sus lectores. Yo acabo de empezar a leer la segunda parte: “Luna Nueva”.

Y francamente, estoy deseosa de saber cómo acabará…

Buena lectura.

abrió los ojos

abriolosojos.wordpress.com

http://auregonzalez.wixsite.com/misitio

https://www.amazon.es/dp/B00JNSNCZK?tag=relinks2-21