lirios

Dime, ¿qué te queda? Tras décadas de penuria y sufrimiento.

¿Qué te queda? Tras esos inicios huyendo, tras esos años escuetos.

¿Qué te queda? Trabajo duro desde la infancia para buscar sustento.

¿Qué te queda? La traición y el abuso de los que impartían la disciplina.

¿Qué te queda? El sabor de una sopa de mondas de patata para seis, y el regusto de un trozo de pan duro mojado en el jugo de un filete de caballo.

¿Qué te queda? El recuerdo de ir por las tiendas pidiendo sobras. (más…)